DISCURSO GALA DE LOS SALAZONES 2016

Ceuta, 27 de noviembre de 2016.

Buenas tardes:

Muchas gracias a todos por vuestra asistencia. Llegado el final de la temporada es hora de celebrarlo y también de hacer balance. Han pasado algo más de dos años desde que Keke Raggio y yo nos sentáramos en una mesa del gastrobar “de buena cepa” para tomarnos un café y dibujar sobre un papel el primer esquema del proyecto “salzone, salazones de Ceuta”. Aquel día no pudo asistir Mario a la reunión, pero fue informado enseguida de las ideas que habíamos esbozado sobre un pliego de papel. Luego vino una fase más técnica de ordenar y clasificar los objetivos, determinar la estrategia y seleccionar las acciones que harían posible lograr nuestro principal propósito: la preservación de un patrimonio etnográfico y gastronómico de enorme importancia para Ceuta, como son sus salazones de pescado. Ya con el documento técnico en la mano organizamos y realizamos una ronda de contacto con  los principales agentes sociales, políticos y económicos de la ciudad. El resultado fue muy satisfactorio. Todas las personas y entidades con las que nos reunimos manifestaron su interés, e incluso entusiasmo, por el proyecto que le presentamos.

En el plano político, el nacimiento del proyecto salzone coincidió con el ocaso de la legislatura. No obstante, el entonces gerente de Servicios Turísticos, el Sr. Doncel, apoyó el proyecto con palabras y hechos. Ese verano pudimos llevar a cabo un ensayo general del producto turístico, “salazones de Ceuta, un placer en todos los sentidos”, para representantes del sector turístico y hotelero, así como para el público en general. La actividad resultó todo un éxito. Coincidió también que en estos primeros meses de vida del proyecto se convocaron los premios EDEN de la Unión Europea, cuya convocatoria de ese año  estaba dirigida, precisamente, al turismo gastronómico. Nos presentamos con nuestro modesto y recién nacido proyecto para competir con destinos muy consolidados, y logramos quedar entre los finalistas. Nuestra propuesta había obtenido este reconocimiento por su originalidad y  cuidado planteamiento técnico.

Todo indicaba que el proyecto nacía con grandes expectativas por delante. Sin embargo, los malentendidos con los responsables políticos del área de turismo y el tibio apoyo que siempre nos ha prestado la Ciudad hicieron que esta iniciativa perdiera fuelle. Sólo el entusiasmo y el empeño de un pequeño grupo de personas han permitido que este proyecto no se viniera a pique. Reforzamos la tripulación con incorporaciones tan importantes como la de David Castellano y sentimos que las velas de nuestra modesta nave se hincharan con el apoyo institucional de la Consejería de  Educación y Cultura y la Confederación de Empresarios, así como de empresas patrocinadoras como Cocinas Julián Muñoz, el Casino de Ceuta o Foto J. Carrasco. No menos importante ha sido y es la implicación de los bares y restaurantes que habéis querido participar en las dos ediciones que llevamos del concurso de la tapa hecha con salazones. Gracias a vuestro trabajo, vuestra experiencia y vuestra creatividad hemos logrado que las salazones de Ceuta estén presentes en las cartas gastronómicas de la hostelería ceutí. Este año, además del concurso gastronómico, hemos organizado un concurso fotográfico. Queríamos con esta iniciativa que otras modalidades del arte, como la fotografía, sirvieran para promocionar nuestra más antigua tradición marinera y gastronómica.

Queda mucho por hacer y, aunque las ganas no flanquean, las fuerzas se acaban. Remar contra corriente, como saben muchos de los que hoy aquí nos acompañan, cansa mucho y agota hasta el más fuerte y valiente de los hombres. Nos ha tocado navegar en las turbulentas aguas de la crisis económica y los cambios de ciclo político. Para acometer algunas de las iniciativas que hemos planteado, como el adecentamiento de las volaeras y del propio lugar, donde cada primavera y verano se asientan, hace falta inversión económica y, sobre todo, voluntad política. Ninguna de ellas las hemos visto por ningún lado. La inclusión en el programa de acción de gobierno de un proyecto para dignificar el espacio donde trabajan los maestros salazoneros se ha disipado con la misma rapidez que lo hace el taró cuando llegan los primeros rayos del sol. Tampoco hemos logrado deshacer los numerosos nudos que atan las redes del sector pesquero y salazonero ceutí. Hemos mantenido varias reuniones con la administración local, pero ningún resultado tangible podemos ofrecer en la gala de esta noche. Nuestra conclusión es que la pesca y las salazones de Ceuta no son una prioridad para este gobierno. Es un asunto muy enrevesado al que no se sabe muy bien cómo meterle mano, así que la solución adoptada ha sido dejar este asunto metido en un cajón y dedicarse a todos temas. Pero los años pasan y el relevo generacional no llega, excepto un par de prometedoras volaeras conducidas por personas jóvenes. Sería una tragedia cultural para Ceuta que el arte de las salazones se perdiera por la falta de apoyo institucional y cívico.

En estos tiempos de crisis necesitamos, más que nunca, reforzar nuestro sentido de pertenencia a un lugar tan especial y bello como Ceuta. Es necesario renovar nuestra manera de percibir nuestro entorno y hacer  un uso  sostenible de los recursos naturales de los que disponemos. Todos sabemos que una parte importante de la crisis del sector pesquero en Ceuta ha sido la sobrepesca.  Nuestra manera de tratar el medio ambiente tiene que ser a la fuerza distinta. En la actualidad el mar ya no es visto tan sólo con una fuente de recursos para su explotación económica, sino como un recurso turístico y cultural de gran importancia estratégica. En un mundo cada día más globalizado y homogenizado los turistas curiosos y los verdaderos viajeros buscan disfrutar de experiencias genuinas e  integrales, que alimenten su conocimiento, sus percepciones y sentimientos. Todos estos ingredientes son los que tiene nuestro producto turístico “Ceuta, un placer en todos los sentidos”. Por esta combinación de sabores  logramos que nuestra propuesta turística llegara a ser finalistas de los premios EDEN e integrarnos en la red europea de destinos de excelencia.

Sin embargo, todos los que aquí estamos lo sabemos,  tener un buen producto no es suficiente para atraer a los potenciales clientes. La competencia es feroz en una oferta turística tan desbordante como la española. No hay ni un solo pueblo en España que nos aspire a convertirse en un destino turístico. Hacerse un hueco es muy difícil, pero nosotros lo logramos en muy poco tiempo. Gracias a haber conseguido quedar entre los finalistas del premio EDEN hicimos posible que el nombre de Ceuta y sus salazones aparecieran en la portada del portal oficial del Ministerio de Turismo o entre las páginas de los suplementos sobre turismo de los más prestigiosos medios de comunicación nacionales, como “El País” o, como ocurrirá dentro de poco, en la reconocida revista National Geographic.

Toda esta sinergia, muy a nuestro pesar, no ha sido valorada y aprovechada por el gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta. Hemos abierto una puerta que podría conducir a un mejor escenario turístico para nuestra ciudad, pero nadie ha querido atravesarla. No es posible crear una marca turística a partir de una modesta iniciativa ciudadana como la nuestra. Hace falta mucho más, entre otras cosas un plan estratégico turístico que clarifique y defina los objetivos, las estrategias y las acciones futuras en materia de promoción turística. Tenemos lo importante, que son los recursos naturales, culturales y gastronómicos para conformar un destino turístico realmente atractivo, pero nos falta el suficiente empeño político y cívico para hacer de estos recursos una verdadera fuente de creación de riqueza y empleo para Ceuta. Por nuestra parte, seguiremos aportando lo poco que tenemos: trabajo, experiencia, ideas, ilusión y esfuerzo. El corazón de la ciudad no deberían ser los gobiernos o en exclusividad los partidos políticos, sino el conjunto de los ciudadanos. Cuanto más grande sea este corazón, más energía podrá bombear hasta las arterias y venas del cuerpo social para revitalizarlo. Tenemos el deber colectivo de luchar por el patrimonio cultural y las tradiciones de Ceuta, “solos o con el apoyo de todos”, como juraban los jóvenes atenienses al incorporarse a la vida social de la cuna de la democracia. Las generaciones de nuestros antepasados que vivieron del mar y por el mar han depositado en nosotros la gran responsabilidad de no dejar morir al sector pesquero y salazonero. También nos miran desde el futuro nuestros hijos y las siguientes hornadas de ceutíes. A ellos les corresponderá hacer un justo juicio de nuestro presente,  que será su pasado. Que al menos puedan decir de nosotros que lo intentamos, que fuimos honestos y valientes, que no desfallecimos en el lucha por esta ciudad y sus gentes, que hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance para suscitar  un respeto y una reverencia igual por Ceuta entre el resto de los españoles, los europeos y la gran familia que es la humanidad.

Por nuestra parte sólo nos queda decir que seguiremos esforzándonos sin cesar por promover la conservación del arte de las salazones ceutíes, entendiendo este empeño como un deber cívico al que todos los ceutíes, empezando por las autoridades, están convocados.

AMANECER EN EL ISLOTE DE LOS AMERICANOS

Ceuta, 19 de noviembre de 2016.

dscf7591

Hoy no quería perderme uno de los bellos amaneceres que nos está regalando el otoño. Así que he preparado mis cosas y he salido con dirección a la Rocha. Mientras bajaba por la empinada escalera he observado cómo el cielo prometía un alba espectacular. Una banda dorada, ribeteada de rojo, cubría el horizonte. Al mismo tiempo las nubes se teñían de rosa.

dscf7592

Hasta el mismo mar que baña las aguas del Recinto mostraban una tonalidad amoratada, como si el vino de la crátera de los dioses se hubiera derramado sobre el mar de Ceuta.

dscf7599

Al llegar al final de la escalera he buscado un cómodo asiento entre las piedras del llamado “Islote de los Americanos”. El sol ha nacido rojizo, como cualquier niño que viene al mundo manchado con la sangre de su amada madre. La naturaleza y yo, además de una solitaria gaviota, esperábamos al llegado al mundo del astro rey. A su paso iba formando estratos  en la aparente consistencia de las nubes. Un grupo de ellas huía hacia Occidente, consciente de que la salida del sol podría suponer su muerte.

dscf7604

He sentido sana envidia del pescador que con su kayak se dirigía hacia Oriente para probar fortuna con su caña.

dscf7609

Efímero espectáculo ha sido el de hoy. Las nubes han cubierto al sol como un tupido velo. El día se ha vuelto grisáceo en un instante. Las gaviotas vuelan inquietas presagiando la pronta llegada de la lluvia.

dscf7602

Los minutos finales de mi estancia en el Islote de los Americanos los dedico a describir las sensaciones que me transmite el mar. Hoy es de absoluta tranquilidad, mezclada con una atmósfera de aventura. Pienso que detrás de cada una de estas piedras se esconde un secreto, una gruta sagrada, un tesoro perdido de algún antiguo poblador de Ceuta. Me siento parte de todo lo que contemplo. Las gaviotas y los cormoranes, que vuelan en perfecta formación, no consideran un extraño. Soy como uno de ellos, pero sin alas. Mis vuelos son de otro tipo. Yo me elevo, gracias a mi mente, hacia parajes poco transitados por el hombre. Mi imaginación es la fuerza que me permite volar.

dscf7596

Los sueños son el estado previo al conocimiento. Primero imaginamos, y luego investigamos para darle contenido a nuestros sueños. Al ver la superficie del mar imagino cómo será el fondo marino y entonces surge en mí el interés por conocer los secretos que guarda.

Con estas palabras completo esta libreta. Entre sus páginas se esconden los cinco últimos meses de mi vida. Un tiempo de estudio y recogimiento, cuyo resultado se verá pronto.

MENSAJES PARA MIS LECTORES DEL PRESENTE Y DEL FUTURO

Ceuta, 18 de noviembre de 2016.

dscf7620

He venido expresamente a la Punta del Cardenillo a buscar los fragmentos que faltan a la escultura que encontré tirada junto al camino que conduce a este bello paraje. He dado con algunos fragmentos, pero la cabeza sigue sin aparecer. Tendré que seguir buscando. Una vez aquí he bajado hasta el borde del acantilado y me he sentado a escribir. Precisamente he adoptado la postura de flor de loto de la imagen que me ha traído a este lugar. Los minutos de meditación en los que me he sumergido han limpiado mi mente como lo hace el agua del mar con las piedras sobre las que me he sentado. Con la camisa abierta he sentido el calor del sol en mi rostro y en mi pecho, mientras inspiraba y expiraba de manera consciente. Los distintos sonidos del mar me han trasladado a la tierra primigenia. Un mundo de grandes cascadas y omnipresencia marina.

dscf7580

El mar lleva dándole forma a este sitio desde sus orígenes hasta el infinito. Dentro de unos cuantos milenios es posible que yo exista el Hacho y mucho menos quien ahora escribe, pero estoy consiguiendo inmortalizar esta experiencia para que pueda formar parte del inmenso legado atesorado por la humanidad. Este día no se repetirá jamás. El tiempo fluye con el mar que salpica mi cuerpo. Este mar trae hasta mi olfato el olor de la sal marina, perfecta metáfora de la sabiduría. La sal fija y conserva los efímeros recuerdos de los humanos.

dscf7583

Levanto mi rostro y observo el morabito de Sidi bel Abbas. Este templo islámico no hace más que ratificar el carácter sagrado y mágico de este lugar. Hace cerca de doscientos años un grupo de presidiarios excavaron, con gran esfuerzo, una serie de minas para extraer cobre y hierro. De ellos no ha quedado ningún testimonio. Su recuerdo se ha borrado con la espuma blanca del mar que ahora contemplo. No es justo que estas cosas pasen. Todos merecemos figurar en los libros de historia, aunque sea de una forma colectiva y modesta. Lo que para este grupo de hombres fue un trabajo penoso, ahora es un nuevo recurso patrimonial con el que cuenta el Hacho para justificar su declaración como parque cultural.

…Así es la vida. Ningún esfuerzo es vano si las generaciones futuras lo saben apreciar. Todo está conectado por un hilo mágico que pone en comunicación el pasado, el presente y el futuro. Desde mi presente estoy dándole voz a las apagadas voces de los hombres que excavaron las minas de cobre, al mismo tiempo que me estoy dirigiendo a ti que me lees desde el futuro. A ti te digo que aproveches tu vida para conocer cuál es tu misión y cumplirla con la mayor dedicación que te sea posible. Busca la inspiración en lugares mágicos como éste. Voces de otros tiempos hablan a través de las olas que mueren ante tus pies. Escucha las olas con atención hasta lograr descifrar el mensaje que te traen desde el pasado…y desde el futuro.

dscf7569

Piensa siempre con los ojos puestos en el inabarcable horizonte y en lo eterno. No escribas pensando en tus semejantes, sino en los dioses y diosas que guían tus pasos y orientan tu vida. No hay mayor gozo que sentirte parte de lo eterno. El mundo es mucho más complejo de lo que aparenta. A tu paso surgirán señales y signos. No los ignores. Síguelos. Han sido puestos allí para ti. Si tienes que emocionarte, hazlo. Llorar es una manifestación corporal de que tu alma es la que desea comunicarse contigo. Recuerda siempre lo dicho por Henry David Thoreau: los cobardes sufren, los valientes disfrutan.  Hay que tener mucho coraje y decisión para llegar a ser lo que uno realmente es.

Vive la vida. Ámala. No dejes una palabra sin decir ni un abrazo o beso que dar. El amor es la mayor fuerza que existe en el universo. Por amor estoy yo aquí, por fidelidad a lo que creo, por lealtad a la naturaleza que me reclama para que sea sus ojos y su voz.

dscf7581

La marea sube y baja, como lo hacen nuestras emociones y pensamientos. Cuando esté alta, escribe; cuando baje, pasea. No existe el silencio en la naturaleza. Ella siempre habla para el que permanece atento. Pronto te darás cuenta de que no es tu mano la que escribe, sino la Gran Diosa. Ella penetra hasta lo más profundo de tu ser para desvelarte los secretos que guardas dentro. Eres el eslabón más de una larga cadena que une a los hombres y a las mujeres que han servido de portavoces de la verdad y defensores de la belleza. Éste es el camino de la santidad. Pero no seas bueno sin motivo. Aprovecha tu energía para lograr que el plan divino se despliegue en toda su magnificencia.

dscf7582

Tienes la gran oportunidad de ser cocreador del cosmos. Cada vez que contemplas las estrellas, que observas el mar, las montañas, las aves, las plantas y los árboles les estás dando vida. Cree en ti. Confía en ti mismo. No dudes ni un instante de tu carácter divino, sin caer en la autoidolatría. Que la humildad sea tu carta de presentación. Trata a los demás con amabilidad, incluyendo a todas las criaturas creadas por la naturaleza. No las menosprecies ni las maltrates. El daño que le haces, te lo haces a ti mismo.

dscf7589

Creo que ya te he dicho bastantes cosas. Las demás tendrás que descubrirlas por ti mismo. La vida también es aventura, misterio y magia. Recuerda que yo siempre estaré a tu lado, mientras no me olvides.

 

MISTERIOSA NOCHE DE SUPERLUNA

 

Ceuta, 14 de noviembre de 2016.

Desde hace algún tiempo salgo todas las noches de plenilunio para contemplar el atardecer del sol y el amanecer de la luna. La de hoy es especial. Vamos a disfrutar de una superluna fantástica, de esas que se ven sólo una vez en la vida. He quedado con mi amigo Jotono Gutiérrez para compartir esta inolvidable experiencia. En nuestro camino hacia el Hacho conversamos sobre nuestra común pasión: Ceuta, su historia y leyendas. Así, entre palabras sueltas, llegamos al faro de Ceuta…Algo mágico se percibía en el ambiente. Un elevado número de ejemplares de aviones roquero eran observables en la vaguada del Desnarigado. Me llamó la atención sus elegantes vuelos y sus corpulentos cuerpos. Nunca había visto tantas aves de este tipo juntas dando círculos en torno al castillo del Desnarigado. Al llegar al extremo oriental del Hacho me comentó José María Cárceles, que estaba allí para lo mismo que nosotros, la enorme cantidad de gaviotas que sobrevolaban la zona y su evidente estado de nerviosismo. No le dije nada de este comentario a mi amigo Jotono, pero al bajar hacia el castillo del Desnarigado, él me dijo lo mismo: las gaviotas tienen un comportamiento extraño.

dscf7499

Llegamos hasta detrás del castillo del Desnarigado para comprobar si desde allí podíamos contemplar el ocaso del sol y el alba de la luna, pero no parecía que fuera posibles ambas cosas de manera simultánea. De modo que deshicimos el camino para asomarnos a los cortantes acantilados del Hacho y así poder ver la salida de la luna. Desde el sitio que elegimos veíamos a la perfección la torre denominada “Atalaya del Palmar”. Esta construcción defensiva se asienta sobre un sinuoso perfil dibujado por la fuerte mano del viento y la lluvia. El mar estaba igualmente nervioso, con su piel erizada, al igual que la nuestra por lo escarpado del terreno y el viento que nos agitaba. Su color azul oscuro dibujaba un sándwich de colores con una franja celeste que se apoyaba sobre el horizonte y una banda morada y rosa que se difuminaba en un moribundo cielo. Mientras nos fijábamos en esta extraordinaria gama de colores emergió de manera majestuosa la luna llena.

dscf7506

dscf7509

dscf7507

Su intensa luz rojiza contrastaba con el azul nocturno que empezaba a difuminar las formas de la montaña. Nos quedamos boquiabiertos con su tamaño y su vivo color rojizo. Parecía una antorcha portada por la misma mano de Neptuno.

dscf7527

Lentamente fue tomando altura y abriendo un camino de color cobrizo sobre el mar. Una enorme aureola de color rojizo rodeaba el rostro de  la luna. No recordaba algo similar en otras ocasiones en la que he contemplado el plenilunio.

dscf7524

Mientras ascendía, la luna iba adquiriendo la tonalidad dorada de su amante el sol. Todo esto sucedía al mismo tiempo que algo extraño ocurría a nuestra alrededor. Con una frecuencia cada vez más constante escuchábamos el cortante sonido de un ave que rozaba nuestras cabezas. Casi podíamos sentir el movimiento de sus alas, pero no la veíamos. Entre las sombras del acantilado nos pareció ver la silueta de una pareja de cernícalos. Daba la impresión de que les incomodaba nuestra presencia allí. Para evitar que nos golpearan, de manera fortuita o intencionada, nos tumbamos en el suelo, momento que aprovechamos para contemplar el firmamento. A nuestra espalda brilla, como un diamante, el planeta Venus. Era, sin duda, esta diosa la reina de la noche. La constelación de Aquila y Casiopea, la brillante estrella Altair y el rojizo marte nos acompañaban en esta mágica noche. Así estuvimos un rato, hasta que otros extraños sonidos entre los arbustos y el cielo ya apagado nos hicieron abandonar nuestra posición y tomar el camino de regreso.

dscf7531

Bajamos hasta la playa del Desnarigado, a estas horas desértica. Al comenzar a andar por el camino de Ronda observamos que nuestra sombra se alarga por efecto de una intensa luz blanca que venía del castillo. Al darnos la vuelta contemplamos a la majestuosa luna vestida ya con su habitual manto blanco. Las nubes le servían de velo y atenuante de su intensa luz. Tras ellas la luna salía y se escondía incrementando la sensación de misterio que notábamos en el ambiente.

dscf7539

En el Camino de Ronda parecía que estábamos afectados por un acogedor microclima. Hacía una temperatura de podríamos calificar de primaveral. Todo nos invita a permanecer allí un rato tomando fotos y siendo testigos de un espectáculo sin igual protagonizado por la naturaleza. Nosotros parecíamos que éramos los únicos espectadores y la naturaleza no deseaba quedarse sola, de modo que nos ofreció lo mejor de su amplio repertorio.

dscf7546

Las nubes iban y venían arrastradas por un viento que apareció de manera súbita y con una gran intensidad. Tras ellas el cielo volvía a mostrar su acostumbrado color celeste, como si la noche volviera  a ser día. Los rayos lunares se proyectan sobre el mar como un espectro fantasmal. Una vía láctea se abría sobre la superficie marina que permanecía en calma. La banda sonora la componían el viento que agitaba las cañas y el rumor constante del mar. Las gaviotas habían desaparecido del cielo, como si la luz de la luna las espantara… Una sombra humana se observaba en la punta del acantilado.

sombra-acantilado

dscf7554

Una noche como ésta invitaba a contar historias de miedo. Jotono me recordó la leyenda de los niños de la higuera que se encuentra junto al morabito de Sidi Bel Abbas. Cuando terminó de contarla vimos que bajaban a toda prisa un elevado número de coches de policías, bomberos y una ambulancia. Pensamos que podría tratarse de un incendio, pero al acercarnos al morabito nos enteramos que un señor se había intentado suicidar tirándose  con su coche al arroyo de Fuentecubierta, pero al no conseguir derribar el muro, decidió arrojarse por esta profunda rambla. Por fortuna no sufrió graves percances, más allá de un hombro dislocado y el cuerpo magullado. Este desgraciado acontecimiento era el remate final de una noche lunática. La actitud de las gaviotas, los aviones roqueros y los cernícalos, las extrañas formas de las nubes, las sombras humanas que se dibujan entre los acantilados, el intento de suicidio, las leyendas que rodean al Hacho formaron una aureola de misterio que rodeó a Ceuta durante esta noche de superluna llena.