LA BÚSQUEDA DEL GRIAL

Un mito relacionado con la fuente de la eterna juventud y el axis mundi  es el del Santo Grial. En la obra “El retorno de la diosa. El aspecto femenino de la personalidad” (1984), del psicólogo junguiano Edward C.Whitmont, se explica que estamos en el umbral de una nueva era: la de Acuario, “el que porta el agua y restaura el flujo de las aguas”. Su llegada supondrá la renovación de la vida y el espíritu. Según E.C. Whitmont (1984: 266), en esta nueva etapa “se recuperarán la paz, la felicidad, el amor y la sabiduría. El camino que lleva a esta nueva era es el objeto de la búsqueda del hombre. Hemos de hallarlo aumentando la búsqueda y la investigación de los secretos ocultos de la naturaleza y de la mente”. Esta búsqueda de la Suprema Sabiduría y la iluminación está asociada a la inmortalidad. Pues puede que todo se resuma en percibir el tiempo en la eternidad y la eternidad en el tiempo. Los buscadores del árbol de la vida (Gilgamesh), de la fuente de la eterna juventud (Moisés, Alejandro Magno, etc…), del Santo Grial (los Caballeros de la Mesa Redonda) comparten un mismo fin: el conocimiento del significado de la vida y la unión con la Divina Base (A.Huxley, philosophia perenne). El buscador del Santo Grial debe formular la pregunta que hace posible que las aguas fluyan de nuevo: ¿A quién o a qué sirve el grial, qué hay detrás del misterio de la herida y el dolor? Según Whitmont (1984: 302), “hemos de formular la pregunta nosotros mismos e intentar descubrir por nuestras vías individuales, mediante nuestras pruebas y experimentos, cómo y cuándo se revela a nuestro yo individual el misterio de la vocación o el destino de nuestra vida. Así, como indicó Campbell, los caballeros del rey Arturo salen juntos en busca del Grial, pero cada uno de ellos elige un camino individual e independiente en el bosque”.

King_Arthur_and_the_Knights_of_the_Round_Table

 

La respuesta correcta a la pregunta formulada es que el grial sirve a la diosa que, a su vez, representa a “la propia vida; que hay que aceptar tal cual es, en sus tinieblas y en su luz, con sus altibajos, con los vaivenes del destino. No sólo hay que aceptarla, sino que hay que responder también a ella” (Whitmont, 1984: 302). Sin perder nuestra integridad, debemos responder a la llamada de la diosa y aceptar su juego. Todo lo que recibimos de la diosa hay que devolver “al caballero verde, al poder chamánico y dionisíaco de la muerte y la renovación” (Whitmont, 1984: 303). Los dones, el afecto y la protección de la diosa que nos brinda la diosa son intercambiadas por la sensibilidad lúdica y juvenil, la fuerza y el poder de la madurez y la astucia y sabiduría de la edad avanzada. Estos regalos de la diosa no son propiedad nuestra ni motivo de orgullo y complacencia, sino medios para el cambio, el crecimiento, la transformación y la experiencia. “Han de ofrendarse a los dioses, al poder de la vida” (Whitmont, 1984: 303).

Galahad_grail

El buscador del Grial establece una relación de amor cortés con la diosa en la que debe contener su deseo y pasar las pruebas que le impone al pretendiente. Está obligado a demostrar su fidelidad, su discreción y refinamiento. Estas pruebas también le sirven para valorar si el amor del adepto hacia ella es pasajero o leal. Tiene que ganarse su confianza antes de poder acceder a su alcoba (Whitmont, 1984: 305). Se trata de una relación sexual no dirigido a la procreación o el placer físico, sino a la transformación psíquica y del cuerpo sutil (Whitmont, 1984: 306). Lo masculino y lo femenino se unen para hacer posible el mysterium coniunctionis.

union hombre mujer

DSCF3281

El hecho de que muchos de estos mitos tengan como escenario el Estrecho de Gibraltar, y Ceuta, son buena prueba del carácter mágico y mítico de un lugar de unión de opuestos. El héroe debe superar la dura prueba de la conjunción entre lo masculino y lo femenino en su propio interior. Para ello debe emprender la marcha para reencontrarse con la diosa. El camino está lleno de peligros y duras pruebas, entre ellas la aceptación de conflicto interno, emotivo y psicológico, -desde una posición de lealtad y fuerza-, así como la escucha atenta de la voz que nos habla desde nuestro mundo de adentro (Whitmont, 1984: 300). El buscador del Santo Grial ha de ser valeroso, leal y devolver en forma de actos y hechos los dones entregados por la diosa. El buscador, como Gawain, en un primer momento, “actúa, pero no expresa” (Whitmont, 1984: 300):

al beber las aguas de la diosa, el ego renuncia a su pretensión personal de poder. De hecho, el ego se reconoce sólo como recipiente y canal de un destino que fluye desde una tierra profunda y misteriosa del ser, que es la fuente del terror y de la repugnancia, así como del hermoso juego de la vida. Para obtener la protección de la diosa ha de manejarse con respeto este poder que fluye de la soberanía de la vida. “La armadura de la diosa” y la cinta verde de la dama del castillo simbolizan esa protección” (Whitmont, 1984: 301).

santo grial

Mientras que la diosa está en manos del rey Amargón la bondad, la verdad y la belleza no volverán a la tierra. Este dios representa el dominio del pensamiento patriarcal, tecnocrático, mecanicista y excesivamente racional, frío y calculador. Autores como Lewis Mumford nos advirtieron, con un lenguaje menos poético, sobre las consecuencias del ascenso del mito de la máquina, intrínsecamente unido al monoteísmo ya sea religioso o profano (la adoración a la máquina y a la idea del progreso). El mito de la diosa es la contraparte del mito de la máquina. Ambos mitos, en sus aspectos positivos, deben convergen en un nuevo mito: el de la vida, tal y como propone Mumford en el epílogo de su obra “El Pentágono del Poder”, titulado “el avance de la vida” (Mumford, 2011: 673-708).

HACE CUATRO AÑOS

Ceuta, 18 de septiembre de 2017.

Llevo casi un mes sin escribir en esta libreta. El viaje a Granada para recoger a la familia y la recuperación de la rutina son algunos de los motivos que explican esta pequeña pausa en mi labor de escritor. Tengo también que reconocer cierta pérdida de fe en el valor de mis escritos, así como una sensación de fracaso general sobre mi vida. Dentro de una semana cumpliré cuarenta y ocho años y el balance de mi trabajo no es demasiado positivo. Sigo sin tener un trabajo estable y el que ahora tengo nada tiene que ver con mi profesión de arqueólogo.

He dedicado mucho tiempo a la defensa del patrimonio natural y cultural de Ceuta y aquí tampoco me siento especialmente satisfecho. Los problemas ambientales que padece mi ciudad siguen sin solucionarse y, en muchos casos, se han agravado con el tiempo. De igual modo todo el esfuerzo encaminado a despertar la conciencia cívica y movilizar a la ciudadanía ha resultado infructuoso. Nadie quiere dedicar parte de su tiempo al cuidado de esta tierra sagrada y mágica. Tampoco he tenido fortuna con ciertas iniciativas como la “Escuela de la Vida”, Ceuta Dreams o el proyecto sobre las salazones. La coyuntura económica, política y cultural de la ciudad no era favorable para que estos proyectos echaran raíces y crecieran.

Sin embargo, y a pesar de estos fracasos (o gracias a ellos), he logrado madurar en los aspectos sensitivos, emotivos, creativos, intelectuales y creativos. La madurez exterior, -propia de los años que voy a cumplir-, e interior obtenida gracias a mis experiencias significativas, mis lecturas y mis actos me han hecho entender mi existencia con el despliegue de un plan preconcebido. Mi temprana vocación como arqueólogo no me fue inculcada para que me dedicara a la “cacharrología”, sino a un fin más trascendente como es el resurgimiento de la diosa. Ella puso en mis manos la inscripción de Isis, el exvoto de la diosa hallado en la calle Galea, el descubrimiento de las minas de Hacho, los libros de Thoreau, Emerson, Whitman, Geddes y Mumford, entre muchos autores que han marcado mi pensamiento.

DSCF8900

Llevo varios días pensando sobre el sentido final de todo este plan y mientras he subido a este lugar, donde hace justo hoy cuatro años empecé a escribir, ha surgido en mi mente la idea de que mi destino era despertar en mí a la Gran Diosa y, gracias a ello, contribuir a que otras personas consiguieran reconciliar su lado masculino y femenino. Yo he conseguido ver la geografía de Ceuta una metáfora perfecta del mysterium coniunctionis. Aquí se reencuentran los mares y dos continentes de signos opuestos, pero complementarios.

DSCF8901

Justo desde donde me encuentro observo las corrientes marinas que se generan en las cercanías de la Punta del Desnarigado al entrar en contacto las cálidas aguas del Mediterráneo y las gélidas del Océano Atlántico. Es una combinación que genera un poder visible. No obstante, esta energía está siempre allí que los principios masculinos y femeninos se armonizan, aunque pase desapercibida para la mayor parte de la gente. Yo siento esa fuerza inmanente y trascendente cuando mi alma se reintegra, de manera momentánea, en el anima mundi. Entonces el tiempo y el espacio se ensanchan tanto que se difuminan y sólo permanecen la eternidad y el infinito. Mi cuerpo y mi mente actúan como anclas para evitar que el viento divino me arrastre como lo hacen las ráfagas que ahora siento con las hojas de los árboles entre los que estoy sentado escribiendo.

DSCF8913

He aprendido a navegar sin un rumbo fijo. La única carta de navegación que utilizo es mi propia intuición. Acepto mi destino, en lo bueno y en lo malo, expectante ante lo que pueda ocurrir. Esta actitud me aporta paz y serenidad.

DSCF8905

La soledad en la naturaleza actúa como un bálsamo para mi cuerpo y para mi mente. Aquí disfruto de la amplitud del mar y del cielo, de la sombra de los árboles, del olor de las hojas secas, del sonido de las aves y del ligero calor del sol otoñal, suavizado hoy por el fresco viento de poniente. Se trata de una soledad compartida con los árboles, las plantas y las aves, como el cernícalo que acaba de posarse sobre la copa de una pita.

DSCF8904

Está tan cerca que no tengo duda que sabe de mi presencia, pero no le inquieta. Entre nosotros se ha  establecido una relación de mutuo respeto. Disfruto mucho viendo cómo se balancea el tronco de la pita con el movimiento intencionado de su cuerpo, como si fuera un columpio.

DSCF8919

La naturaleza es muy acogedora conmigo. No me siento solo en su compañía. Este bosquecillo está plagado de vida. El crujir de las hojas secas marca los sigilos pasos de las criaturas que lo habitan. Siguiendo este sonido doy con un camaleón que anda lentamente entre las piedras y ramas. Me gusta su lento desplazamiento, la elegancia de su cuerpo y sus vivos colores. Verlo ha sido un regalo inesperado en este cuarto aniversario del inicio de mis escritos.