LA DIOSA BLANCA

Hace un par de días terminé la lectura del libro “La Diosa Blanca” del conocido escritor inglés Robert Graves. No era la primera vez que lo intentaba y, como dice el refrán popular, a la tercera va la vencida. Nunca me han echado para atrás los libros voluminosos, pero “la Diosa Blanca”, además de contar con ochocientas páginas es una obra que el propio autor reconoció que era difícil y muy compleja. Para abordar una lectura de este tipo hay que tener una fuerte motivación, y yo la tenía. Mis últimos descubrimientos arqueológicos, y una serie de experiencias personales previas y muy profundas, me llevaron a introducirse en el mundo de la Gran Diosa. He ido adquiriendo, leyendo y estudiando las principales obras relativas a la Gran Diosa y el arquetipo femenino, pero “La Diosa Blanca” de Graves se me resistía. No fue hasta hace algunas semanas cuando encontré la extramotivación para retomar, de manera definitiva, la lectura de este libro. El estudio de un molde de exvoto con la representación de una diosa, similar a la pieza que yo hallé en Ceuta, me permitió identificar que estaba ante la misma triple diosa de tipo lunar de la que trata el libro de Robert Graves.

img786

El contexto histórico del hallazgo de Ceuta y de Jerez de la Frontera, así como las leyendas y textos de los que parte Robert Graves para hablarnos de la Diosa Blanca es el mismo: el siglo XIII. Cada día me interesa más esta centuria que fue testigo del resurgir de la Gran Diosa, conducido por un selecto grupo de sabios procedentes del cristianismo, judaísmo y del sufismo islámico. Estos sabios, entre los que figuraban los druidas de los que trata Robert Graves en su libro, eran conocedores de ciertos secretos de la naturaleza y del cosmos. Para proteger este conocimiento idearon un complejo sistema de codificación de letras y símbolos basados en árboles, animales, planetas, colores y metales. Todos estos enrevesado conjunto de símbolos, a los que sólo se podía acceder resolviendo algunos difíciles acertijos, ocultaban “el sagrado e innombrable Nombre de Dios”. Un nombre transmitido a unos pocos iniciados directamente por la Gran Diosa y que, a su vez, contiene la clave para lograr una vida plena, rica y…eterna. Para llegar a este conocimiento hay que leer  quinientas cincuenta páginas que suponen, en sí mismas, una dura prueba para los iniciados que pretenden alcanzar la comprensión del gran secreto que guardaron los druidas, los alquimistas, los cabalistas y los sufíes, entre otros grupos que participaron en el despertar de la Gran Diosa en el siglo XIII. Sólo entenderán los capítulos finales de “La Diosa Blanca”, quienes estén preparados para ello, después de superar algunas pruebas y contar con ciertos conocimientos previos. De repente, el cielo se abre y donde antes sólo veías tinieblas, y un incomprensible galimatías de consonantes y vocales, contemplas el sentido de este fascinante libro y aparece ante tus ojos una serie de verdades que para mí no eran desconocidas, pero que, después de esta lectura, se han ampliado de forma ostensible. Hay que leer este libro en combinación de otra obra no menos fascinante y difícil: el “Mysterium coniunctionis” de Carl Gustav Jung, al que, por cierto, Robert Graves no cita en ninguna ocasión.

Necesito tiempo para asumir todo lo que contiene este libro y aplicarlo en mi vida, en mi obra literaria y en mis investigaciones sobre la Gran Diosa. Poco a poco voy comprendiendo algunas cosas, pero aún quedan muchos secretos por descifrar.

UNA MAÑANA DE PRIMAVERA EN CEUTA

Ceuta, 13 de abril de 2017.

Salgo de casa a las 7:18 h. Lo primero que veo al mirar hacia oriente es al brillante lucero del alba. La aurora parece una lanza dorada tumbada sobre el horizonte. Siguiendo la dirección que marca Venus, ando a buen ritmo hacia el Camino de Ronda. Al llegar a las inmediaciones del fuerte de la Palmera tengo claro que éste es el mejor sitio para contemplar el amanecer. Tengo el tiempo justo para preparar el trípode y la máquina de fotos.

DSCF5858

DSCF5860

Sobre un mar en calma reposa una aurora matutina alucinante. Es un auténtico arcoíris en los que se alternan los azules, morados, verdes, rojos, naranjas y amarillos. La composición es una obra de arte divina fuera del alcance de la comprensión y la completa percepción humana. Cada día los dioses y diosas nos hacen este regalo para que recuperemos las ganas de vivir y recordemos que la existencia es un regalo que debemos apreciar y agradecer mostrando nuestra admiración por la extraordinaria belleza de la naturaleza y el cosmos.

DSCF5869

A la hora prevista, las 7:51 h, sale el sol de entre una nebulosa de vivos colores. La intensidad de su luz rojiza y luego dorada va incrementándose cada segundo que pasa. Un ancho haz de luz se dibuja sobre la apacible superficie del mar indicando un camino inescrutable hacia la fuente de toda verdadera iluminación.

DSCF5875

DSCF5877

Me encuentro con mi amigo Alfonso que ha salido a pasear un rato con su perrita. Charlamos, mientras caminamos juntos, sobre la belleza de este fantástico lugar al que tan poca atención prestan las autoridades. Llegamos hasta el Salto del Tambor, sitio conocido en nuestra ciudad por el ser el preferido para los que no encuentran sentido a la vida y deciden de manera voluntaria abandonarla. Mi amigo Alfonso, vecino de la barriada del Sarchal desde su nacimiento, me comenta que él ha ayudado a rescatar algún cadáver de estas piedras. Nosotros, que estamos más atentos a la vida, celebramos nuestra amistad haciéndonos una fotografía.

DSCF5879

DSCF5881

Yo prosigo mi camino y me topo con un cernícalo que se posa en un cercano poste para observarme. El sol ha superado la colina que cierra la cala del Desnarigado por el este e ilumina el fin del Camino de Ronda. Me paro a observar las plantas y flores que reciben los primeros rayos del sol. Todas las hojas están colmadas del rocío nocturno, generando una sinfonía de agradables perfumes. Me siento entre ellas y aspira con toda la fuerza que puedo para absorber sus esencias. Tengo de acompañante a un caracol que, de  manera perezosa y lenta, se mueve entre las hojas. Todas mis glándulas olfativas se encuentran impregnadas de un olor indescriptible que atrae a las abejas más madrugadoras. Escucho sus zumbidos alrededor mío e intento fotografiarlas, aunque no resulta fácil.

DSCF5888

DSCF5896

DSCF5908

Después de desayunar algo me dirijo a la playa del Desnarigado. Estoy sentado al final del cierre oriental de la cala. Este fue uno de los primeros sitios en los que, hace ya algunos años, empecé a escribir sobre la naturaleza ceutí. La sombra, como tardío recuerdo de la noche, cubre este saliente rocoso. El mar está en calma. Dos personas en sus kayaks y otros dos desde las rocas prueban suerte con sus cañas de pescar, mientras que una pareja de jóvenes, tumbados en la playa, muestran a las claras que están enamorados.

DSCF5912

DSCF5916 DSCF5917 DSCF5918 DSCF5919

El olor a sal es penetrante, tanto que borra el rastro de los perfumes de las flores que acabo de dejar atrás. En cuanto al sonido, el ligero batir del mar resulta muy relajante y placentero. Las gaviotas participan del hilo musical con sus peculiares graznidos, recordándonos a todos que este lugar por ley y justicia les pertenece a ellas y al resto de la fauna terrestre y marina.

DSCF5914

Subo por el empinado sendero que conduce al fuerte del Desnarigado. Percibo el intenso y característico olor de los escobones. Es una fragancia que combina lo dulce y lo mentolado, con una pizca de limón. Dejo que penetre hasta lo más profundo de mis pulmones. Una vez en el fuerte del Desnarigado, me he sentado en el reducto antiguo sobre el que reposa una antigua pieza de artillería de costa. Este cañón, junto a todos los restos de fortificaciones que tengo a mi vista, recuerda el carácter castrense de esta plaza transfretana. Desde sus orígenes ha sido necesaria fortificar este bello lugar por ser un punto geoestratégico ambicionado por todas las civilizaciones y naciones interesadas en controlar el importante paso marítimo del Estrecho de Gibraltar. Contemplando este paisaje experimento uno de esos momentos que sabemos permanecerá siempre con nosotros. No siento la inquietud del tiempo ni de las ocupaciones y preocupaciones cotidianas. Me concentro en el aquí y ahora.

DSCF5925

DSCF5928

DSCF5931

La temperatura es ideal, propia de un día primaveral. No sopla nada de viento y la luz a esta hora de la mañana presenta una intensidad moderada, lo que me permite mirar el horizonte sin tener que achinar los párpados.  Desde aquí puedo ver mi siguiente destino, que es el Cortijo Morejón.

DSCF5934

DSCF5949

DSCF5961

Avanzo muy lentamente, ya que me paro a cada instante para fotografiar a las flores y las aves. Me lleva más de una hora recorre un tramo del camino que en condiciones normales no requiere diez minutos. A las 12:39 h llego al Cortijo Morejón. He tomado una senda distinta a la acostumbrada.

DSCF5971

DSCF5969

Las charcas existentes en este bello lugar aún tienen agua. Me asomo a un pozo que debió pertenecer a  algunas de las casas que existieron en este apartado rincón del Monte Hacho. Intento llegar hasta los pies de la fortaleza, pero la tupida vegetación me cierra el paso. No obstante, mi denodado esfuerzo por encontrar una senda tiene la recompensa de dar con un ejemplar de altramuz.

DSCF5976

DSCF5979

Después de merodear por el lugar me he sentado en un antiguo banco, ahora camuflado, en este relicto bosque de eucaliptos y alcornoques. Estoy aquí solo, sin ningún tipo de compañía humana, pero muy bien acompañado por los árboles, las flores y las aves que no paran de cantar. Le he quitado el sitio a una pareja de saltamontes en pleno apareamiento. Espero que perdonen mi inoportuna llegada.

DSCF5988

DSCF5987

El viento ha rolado a poniente haciendo que crujan las ramas de los árboles y generando el típico murmullo del bosque. Llega a mí el frescor olor de las malvas. Aquí sus ejemplares adquieren una altura impresionante.

DSCF5984

DSCF5999

Siento que mi mente está serena. No acuden a ella ningún tipo de pensamiento, Me concentro en disfrutar del paisaje y de este delicioso momento. Mi lado salvaje se despierta. Me incomoda estar vestido cuando toda la naturaleza está desnuda a mi alrededor sin ofrecer muestras de pudor. Ella me acoge con un elemento más del entorno. Incluso se diría que le agrada mi presencia. Pocas personas visitan este precios rincón de Ceuta que hace tiempo estuvo habitado por el hombre.

DSCF5997

Todo sigue su curso natural. Sobre las hojas de otoño ahora crecen miles de plantas con sus hermosas flores. Un abejorro hace las veces de sumiller probando el sabor de las flores y parándose en las más deliciosas.

DSCF6001

Una pareja de mariposas blancas realizan su amoroso vuelo a pocos metros de mi lugar de estancia.

DSCF6005

El viento dispersa las esporas que fertilizan el campo y hace que el ciclo de la vida continúe.

DSCF5959

No existe para mí ni pasado ni futuro en este instante. Sólo presente. Un eterno presente que reclama mi atención y dicta mi escritura.

DSCF6021

Llevo más de seis horas de recorrido y no me siento especialmente cansado.

DSCF5996

Las aves se interesan por mi presencia y se acercan hasta los árboles próximos. Tienen curiosidad por la visita que les ha hecho un ser humano. Me gustaría entender su lenguaje y conversar con ellas. Seguro que me contarían algunos secretos de la naturaleza y las leyendas que rodean a este misterioso sitio. Las mariposas también se acercan con similares precauciones. Quisiera seguir intimando con las criaturas de la naturaleza, pero debo regresar a casa.

DSCF5960

Al abrir la puerta de mi hogar me dio cuenta de que mi percepción de los olores está mucho más agudizada y al cerrar los ojos cuando me ducho las imágenes que acuden a mi mente son las de los colores de todas las flores que hoy he visto y fotografiado.  Sin duda este paseo matinal en plena estación primaveral ha despertado mis sentidos físicos y sutiles.

DSCF5981

NOCHE DE ENCUENTROS MÁGICOS

Ceuta, 11 de abril de 2017.

DSCF5766

Hoy es Martes Santo y esta noche contemplaré la luna llena. Yo he venido hasta el Monte Hacho, a un cerro que se encuentra enfrente del faro de Ceuta. Son las 19:51 h. En poco menos de una hora el sol caerá hasta perderse detrás de la Mujer Muerta.  Sobre un antiguo poste de la luz, en forma de cruz, reposan tres gaviotas. Este conjunto me recuerdan a los símbolos de la pasión y de la santísima trinidad.

DSCF5764

DSCF5771

DSCF5774

Estoy sentado sobre un viejo tronco de un árbol muerto y cortado con una motosierra. Me ha llamado la atención los orificios de las termitas y las marcas que han dejado otros insectos xilófagos. A pesar de llevar mucho tiempo muerto, este árbol no ha perdido su belleza y su calor.

DSCF5778

Cuando alzo la cabeza y fijo la mirada en Occidente observo parte de la bahía norte de Ceuta y la embocadura del Estrecho de Gibraltar. El levante ha dejado un delicado un delicado velo que cubre y difumina el paisaje. Noto en la espalda y en el cuello el húmedo aliento de Euro. La temperatura es muy agradable. La humedad del levante es compensada con el calor de los postreros rayos del sol. Me siento muy bien en este lugar que un día me enseñó mi padre. Cierro los ojos para concentrarme en el canto de las aves. Alguna que otra se deja ver, aunque sea sólo por un instante. En grupo de cinco o seis juegan en el aire al pilla pilla.

DSCF5782

DSCF5791

Al caer la tarde los árboles y las plantas respiran con más fuerza y puedo disfrutar de sus nutritivas y deliciosas fragancias. Paseo entre ellas con mucho cuidado para provocar el menor daño posible. A cada momento me paro para deleitarme con sus colores y olores. A los pies de un vetusto pino han nacido varios retoños que aseguran la continuidad de este bello bosque.

DSCF5781

Un ejemplar solitario de cardota (galactites tomentosa) me recuerda a la zarza ardiente.

DSCF5802

DSCF5801

DSCF5808

DSCF5810

…Se acerca la hora del ocaso. Las gaviotas anuncian la retirada del sol con sus bramidos. La neblina tiñe de color tabaco el horizonte. Esta tonalidad pronto tiende al dorado y de ahí al rojizo intenso. Contemplo esta estampa con suma emoción mientras que, como si fuera un enviado especial, tomo cumplida nota de los pormenores de la despedida del sol. Éste, como una gran bola incandescente, se oculta tras las montañas. ¡Adiós, sol!, le digo. Gracias por ofrecernos tu luz y calor. Toda la vida en la tierra depende de tu majestuosa presencia. Ahora me voy a contemplar a tu amante, la luna. Ya empiezo a echarte de menos, querido sol. Siento el frío de la noche incrementado por el viento de levante.

Júpiter sobre el fuerte del Desnarigado

Júpiter sobre el fuerte del Desnarigado

El manto oscuro de la noche empieza a ser visible en el horizonte. Son las 9:01 h. Dentro de diez minutos emergerá la luna de unas aguas en las que se unen en matrimonio sagrado la masculino y lo femenino. Espero con enorme serenidad la llegada de la Diosa Blanca. Mientras, en el centro de Ceuta, la misma diosa, bajo el apelativo de la Virgen de la Esperanza, se encuentra con su hijo-amante Nuestro Padre Jesús de Nazareno. El famoso encuentro entre el Cristo y la Virgen sucede al mismo tiempo que el protagonizado por el sol y la luna. No podía estar en los dos sitios al mismo tiempo, así que he preferido acompañar a la luna rosada. Para el encuentro del Nazareno y la Virgen de la Esperanza hay cientos de personas en la Plaza de África, pero para presenciar la reconciliación entre el sol y la luna estoy yo solo.

Encuentro en Nuestro Padre Jesús de Nazareno y la Virgen de la Esperanza (fotografía de Quino Sánchez Rodríguez)

Encuentro en Nuestro Padre Jesús de Nazareno y la Virgen de la Esperanza (fotografía de Quino Sánchez Rodríguez)

El momento del amanecer de la luna se aproxima. Lo sé porque las gaviotas empiezan a lanzar sus graznidos y a volar de manera frenética. Llevo mucho tiempo saliendo a contemplar la salida de la luna y me conozco muy bien el ritual de estas aves emparentadas con la diosa blanca. Un momento antes de ver el rostro anaranjado de la luna se enciende, como  el faro que tengo delante, el brillante Júpiter. Deseo ver el efecto de la luz lunar sobre la agitada superficie del mar, así que bajo hasta la playa del Desnarigado. Sirviéndome con la linterna del móvil llegó al espigón ubicado en el extremo occidental de esta hermosa cala. Sitúo la máquina fotográfica en el trípode e intento captar la belleza del momento.

DSCF5854

La noche es mucho menos negra con la luz de la luna. Un dulce blancura lo inunda todo. El blanco de las olas se potencia con el reflejo de la luz emitida por la diosa blanca…Apago la cámara y miro a mi alrededor. La inmensidad del cosmos me acongoja. Reconozco a algunas de las constelaciones y estrellas más importantes de las noches primaverales. Orión y sus perros se dirigen hacia Occidente y pronto dejaremos de verlo, mientras que, por Oriente, llega Virgo con su brillante estrella Spica. La Osa Mayor sigue impertérrita indicándonos el norte y veo a Hydra reptando sobre el horizonte. Y yo, un simple mortal, aquí estoy, disfrutando de este momento mágico. Una sensación extraña y placentera recorre mi cuerpo. Todo se ensancha y adquiere una profundidad inusitada. Mi campo de visión interior se abre para abarcar un paisaje nocturno fascinante y misterioso. Más allá de esta negrura infinita presiento la existencia de una fuerza que mantiene el universo en orden y armonía. Me siento atraído por este poder proveniente de una fuente lejana que se acrecienta en las noches de luna llena.

Cielo estrellado con el protagonismo de la constelación de Orión

Cielo estrellado con el protagonismo de la constelación de Orión

Al deshacer el camino desde el espigón a las murallas de la torrecilla presto atención a la sombra de mi cuerpo sobre las rocas. Es una sombra muy distinta a la provocada por el sol. La luna dibuja a la perfección mi silueta, con unos bordes tan claros que podrían recortarse con unas tijeras de manera sencilla.

Doy gracias a la Gran Diosa Blanca por hacerme participé de su magia y de esta noche de encuentro con su amado hijo.

VISITA AL SANTUARIO DE LA CALA DEL AMOR

Ceuta, 9 de abril de 2017.

Llevo un par de días levantándome más tarde de lo que es habitual en mí. Necesitaba descansar después de dos semanas de intenso y duro trabajo. Estas horas extras de sueño me ha sentado muy bien. Hoy me he levantado vital  y con fuerzas renovadas. Todo a mi vista al andar por casa me ha resultado mágico.  La diosa  de las serpientes cretense que tengo en el aparador parecía tener vida y calendario egipcio que cuelga en la pared de salón era el que marcaba los minutos de este luminoso día. La previsión era que iba a llover, pero, aunque contemplo algunas nubes, no hay atisbo de que pudiera caer agua del cielo. Las nubes llevan prisa en esta mañana dominical. Desconozco su destino, pero está claro que no es Ceuta. El fuerte viento de levante las lleva hacia Occidente, como si fuera un pastor conduciendo un celestial rebaño.

DSCF5691

Visto el día tan fantástico que hace, a pesar del viento, me he vestido y he salido de casa sin tener un destino decidido. Lo primero que he pensado esta mañana al abrir los ojos es que me voy a dejar guiar por la voluntad de la Gran Diosa. Ella ha querido que viniera hasta aquí, hasta la Cala del Amor.  Por el camino he sido acompañado por gorriones y golondrinas. Una de ellas, nada más salir de casa, se ha dirigido hacia mí y en el último instante ha virado para no chocar contra mi cuerpo. Les encanta jugar conmigo, y yo con ellas.

DSCF5694

Después de caminar apenas un cuarto de hora he llegado a la Cala del Amor. Aquí el viento sopla con fuerza salpicando mi rostro y el objetivo de la cámara con gotas de agua salada. El paisaje de este santuario costero es estremecedor. Siento toda la fuerza de la naturaleza golpeando las pardas rocas y mi rosado cuerpo. Comienzo a sentir esa conmovedora emoción que experimento cuando conecto con la naturaleza. El bolígrafo corre más rápido sobre la libreta iluminado por una luz cegadora que me transmite la sabiduría divina de Sophia. Ella toma el control de mi alma. Todo se ensancha y estrecha a la vez. Siento que soy uno con la tierra y cualquier inquietud que pudiera albergar mi corazón es arrastrada por el viento, como si fuera el envoltorio de un deseado tesoro a punto de abrir. Ese  tesoro soy yo mismo. Ese ser que se asoma cada vez que salgo de mundanal ruido y me retiro a alguno de mis santuarios preferidos. Desconozco la razón, pero en este lugar mi verdadero ser sale al encuentro de mí mismo para recordarme cuál es mi personalidad, agazapada en muchos momentos del día.

DSCF5720

Aquí estoy solo, pero me siento acompañado. Una atmósfera maternal me acoge. No siento frío ni calor, ni tampoco inquietud ni temor. La realidad es tan transparente como las cristalinas olas atravesadas por los rayos del sol. Este mundo, el que en este instante percibo, es el real. El otro, el artificial, el de los grandes hipermercados y el resto de no-lugares, apagan nuestra luz interior y ensombrecen nuestra vida. En la naturaleza la llama que guardamos en el centro de nuestra alma vuelve a resplandecer y la espiral de nuestro mundo interior recupera su giro ascendente. Este fuego es el motor que nos mantiene vivos. Aunque resulte paradójico, hay muchas personas que viven sin  vivir, es decir, sin percibir, sentir y reflexionar sobre la vida.

DSCF5750

…Experimento con mis sentidos. Cierro los ojos para darle la oportunidad a los otros sentidos para que tomen el protagonismo. El primero en coger la batuta es el oído, que disfruta con el bramido del mar y el viento. El siguiente es el olfato, que capta los matices del perfume del agua salada agitada y de la espuma de las olas. Llega el turno del tacto, que toma nota del calor del sol y del cimbreo del cuerpo por el empuje del viento. El gusto también reclama su papel y me relamo los labios para degustar el sabor a sal marina.

DSCF5703

Al abrir los ojos no puede apartar la mirada de las vivaces olas que adoptan infinitas formas y una amplia tonalidad de azules.

DSCF5711

…Unas amenazantes nubes grises avanzan en la dirección en la que me encuentro. No les temo en absoluto. La lluvia trae vida a la tierra. En el último momento las nubes cambian de rumbo y rodean por el norte al monte Hacho. El sol vuelve a resplandecer sobre el mar y las rocas.

DSCF5715

…Las gaviotas ya no sienten ningún recelo hacia mí. Vuelan cerca de donde estoy, tanto que escucho el batir de sus alas.

DSCF5755

 

RECIBIENDO A LA NOCHE

Ceuta, 2 de abril de 2017.

Llevaba muchos días sin hacer lo que estoy haciendo: salir un rato al encuentro de la naturaleza. Queda apenas un cuarto de hora para el atardecer. El mar está en calma y la elevación de la temperatura ha generado una tenue calima en el horizonte. El estado apacible del mar invita a las gaviotas a flotar serenamente sobre su superficie.

DSCF5670

Una golondrina pasa justo encima de mí, lo que me hace levantar la mirada hacia el cielo. Cuando lo hago veo a la luna en fase creciente.

El paisaje transmite una agradable sensación de paz y tranquilidad. Hasta el mar habla en voz baja. Da la impresión de que no quiere despertar a las gaviotas, algunas de las cuales, situadas cercanas a los arrecifes costeros, rompen el silencio con sus graznidos.

DSCF5677

Las nubes sobre el horizonte empiezan a tonarse rosas, reflejando sus colores y formas sobre un mar que hace las veces de espejo.

DSCF5679

Escucho de fondo el agudo canto de los vencejos que sobrevuelan Ceuta a cientos. El cielo, al igual que la tierra, está pletórico de vida. Las escaleras que bajan a la playa Hermosa han sido decoradas por la naturaleza con flores de tonalidades violáceas, blancas y amarillas, como si por ella fueran a subir la Gran Diosa. El rosa del cielo se extiende como un manto de seda sobre el mar hasta llegar a la orilla. Nunca antes había visto una franja verde en el horizonte, sobre la que reposa una ancha banda azul que es preludio de la noche. Entre el mar y el cielo dibujan un impresionante arco iris de una belleza extraordinaria.

DSCF5680

Por donde el sol muere las nubes se vuelven granate. La noche se aproxima y dejo que me envuelva con su oscuridad. La blanca luz de la luna cada vez es más intensa y no tardarán en hacer acto de presencia las estrellas.

DSCF5682

Las gaviotas vuelan hacia Occidente huyendo de la noche. El día busca un desesperado refugio en la bahía sur de Ceuta, que se vuelve dorada como el bronce bruñido.

Empiezo a notar el frío de la noche y la imparable oscuridad. El azul del cielo cada vez es más intenso. Una pareja de gaviotas pasan cercan de donde yo estoy graznando de manera musical, con una melodía que suena a despedida.

La silueta de las montañas se disipa al mismo tiempo que se encienden las luces de Ceuta y de la vecina localidad marroquí del Rincón. Otro tipo de luces, las estrellas, se encienden en el cielo. La primera que aparece es la misteriosa y mágica Sirio. Me quedo admirado al contemplar el surgimiento de la figura de Orión con su cinturón de brillantes estrellas.

DSCF5686

El aroma de las plantas y flores en cuanto cae la noche es muy agradable. Desprenden todas sus fragancias que atraen a muchos insectos. Es un momento importante para ellos. Disponen de pocos minutos para que la noche cubra completamente a la tierra y les resulte difícil alimentarse de los néctares florales.

De camino a casa no deja de mirar al firmamento con su oscuro azul que pronto será negro. El regreso del sol al inframundo permite apreciar la inmensidad del universo. Mi mente se expande tanto como el cosmos que tengo delante. Contemplo los dominios de la Musa Urania y logro acercarme al gran milagro que supone la vida. Todo gira y gira en forma de espiral, y nosotros estamos atrapados en este remolino eterno, pero, de  vez en cuando, como yo lo he hecho esta noche, podemos pararnos y abrir los ojos ante el fascinante espectáculo de la naturaleza y el cosmos. Entonces te abres a la vida en toda su plenitud e inmenso poder y dejas que te atrape entre sus brazos para conducirte hasta donde ella quiere llevarte con la seguridad de que allí te espera la dicha.

LA LLEGADA DE LA PRIMAVERA

Ceuta, 20 de marzo de 2017.

Hoy, a las 11:28 h, ha llegado la primavera. No puedo recibirla en la naturaleza, como hubiera deseado, pero en cuanto encontré un  hueco me desplacé hasta la ladera del Monte Hacho para dar una vuelta y absorber la esencia de la nueva estación primaveral.

20170320_124346

…Sopla fuerte el aliento de Céfiro, lo que me recuerda al macizo consagrado a este ventoso dios, cuya cumbre era conocida por los antiguos navegantes como la Cefíride. Más allá de este peñón, hoy día llamado de Gibraltar, en un cercano promontorio, había “un opulento santuario a la Diosa Infernal (Proserpina o Perséfone) y una entrada disimulada” (Avieno, Costas Marítimas, s.IV d.C). No debe de extrañarnos la existencia de un santuario a la diosa de la primavera en nuestro ámbito geográfico. De sobra conocido es que en toda la mitología clásica en esta zona se ubicaba la puerta del Hades. Una puerta que se abre justo en un día como hoy para que regrese a la tierra Proserpina. Según ha ido ascendido desde el inframundo, la naturaleza ha cambiado sus colores pardos por los verdes, amarillos y morados.

20170320_124754

Una enorme variedad de formas y tonalidades inundan el campo. Observo una actividad frenética que tiene como escenario a las flores. Al acercarme a un florido erguenes despegan al unísono todo un escuadrón de libélulas. Los pesados abejorros mantienen sus abultados cuerpos cerca de los estambres y las abejas vuelan de un lado para otro ajenas a mi presencia. Contemplo un extraordinario banquete al que estoy invitado solo como espectador. No puedo degustar las ambrosias de las flores, pero sí se me permite disfrutar de una sinfonía de olores que me embriagan. El dulzor que percibo en el ambiente penetra en mi cuerpo y siento que mi alma se extasía. Un calor vivificante recorre mi interior y me siento uno con la naturaleza. El tiempo se para por un instante y se dilata como una gota de oro incandescente. Este mundo en el que ahora estoy nada tiene que ver con la cotidianeidad existencial. Aquí reina el silencio, la serenidad, la paz interior, la totalidad omniabarcante que representa el anima mundi. Mi ánimo se eleva como si mi alma hubiera encontrado una puerta por la que salir a pasear entre las flores. Esta puerta es la misma que ha dejado entreabierta Proserpina.

20170320_124726

Este escondido rincón del Monte Hacho, iluminado por el sol de mediodía, es, para mí, una porción del Jardín de las Hespérides. El árbol que tengo delante de mí es el propio Árbol de la Vida, cuyos frutos todavía no han llegado. Me acerco a él para beneficiarme de su poder salutífero. Desconozco que extraña fuerza me ha traído hasta aquí ni con qué propósito lo ha hecho, pero según pasan los minutos todo se va aclarando. He venido hasta este lugar para tomar conciencia de una gran verdad: que somos nosotros quienes hacemos a los sitios sagrados cuando ejercitamos nuestra innata capacidad divina. Este rincón abandonado, con presencia de residuos, ha pasado a ser un vergel pletórico de vida e inigualable magia. ¿Quién leyendo este relato no quisiera venir hasta aquí para comprobar la belleza de este santuario? No podrían evitar ver este sitio a través de mi mirada y reconocer que todo lo que he dicho era cierto. Sentirían, eso espero, la misma emoción que yo ahora experimento ante la contemplación de tanta belleza. Les hablo de ese intenso sentimiento que nace de nuestro río interior desbordado, asciende por la garganta y desemboca en forma de lágrimas por nuestros ojos. ¡Cómo  nos satisface esta corriente que nace de una fuente eterna! Como dijo Emerson, “el hombre es una corriente cuya fuente está oculta”. Así como los rayos del sol llegan a nosotros de forma inesperada en un día nublado, la inspiración nos alcanza sin avisar. Procede de una Superalma que nos rodea y penetra todas las cosas. Al tocar cada sitio particular produce una mezcla divina que llamamos espíritu del lugar.

LA LUNA LLENA DE MARZO

 

DSCF5478

Después de subir una empinada cuesta, que me ha dejado sin aliento, he llegado a los pies de la fortaleza del Hacho. El sol ya se ha ocultado detrás el Yebel Musa. Sopla un intenso viento de poniente que dificulta tomar fotografías con el trípode.

DSCF5495

Me dirijo hacia oriente para contemplar el amanecer de la luna. No hago más que situar la cámara fotográfica cuando veo emerger a la luna vestida de rosa. Se coloca al sur del faro de Ceuta y mientras toma altura la presumida luna va cambiándose de traje. Primero, como hemos comentado, rosa, luego dorado y finalmente su conocido vestido blanco.

 

DSCF5516

Decido cambiar de lugar, pero antes me deleito viendo a Ceuta iluminada.

DSCF5541

ahora estoy sentado en un banco situado en uno de los miradores del Monte Hacho. Delante de mí tengo a un cielo limpio y estrellado iluminado por la luz blanca de la luna llena. Si giro mi cabeza hacia la derecha observo la estilizada figura de Orión, que ha sacado de paseo a sus perros, y encima de mí me vigila el Águila celestial. No puedo desorientarme teniendo delante a la Osa Mayor.

DSCF5534

Me tiene hechizado la sinuosa y ancha senda que el reflejo de la luna ha trazado sobre el mar. Da la impresión que las tenues olas son atraídas por Ceuta. Me detengo a escuchar el sonido del mar. Suena como una cascada abierta en mitad de la nada. ¿Caerá el agua más allá del amplio círculo que dibuja el horizonte? Sé que no es así, pero entiendo a los  navegantes que en la antigüedad se acercaban a estas tierras temerosos del profundo abismo que las leyendas ubicaban en el Estrecho de Gibraltar.

DSCF5537

La noche siempre es misteriosa, pero ésta me resulta especialmente mágica. Dejo mi cámara y mi libreta en la mochila y no hago otra cosa que escudriñar el paisaje nocturno con una mirada atenta y reverencial. Estoy sólo, al principio de esta noche, contemplando la inmensidad del universo. Las estrellas son diminutas, pero yo lo soy aún más. Soy una simple y débil llama de luz consciente maravillado ante el milagro que es la vida. Quiero guardar el recuerdo de este momento para completar el álbum de mi existencia. Cuando se cierre yo no podré ojearlo, pero otros podrán hacerlo y saber cómo he vivido. Igual mi modesto álbum ensancha sus almas y son capaces de ver  lo que yo he visto

CEUTA, AXIS MUNDI (“EJE DEL MUNDO”)

Ceuta, 4 de marzo de 2017.

Esta ciudad, también, situado bajo el cielo, es una puerta de entrada y salida para las almas a y desde el cielo”, Henry David Thoreau.

Vista de Ceuta desde el mirador de Isabel II

Vista de Ceuta desde el mirador de Isabel II

La investigación sobre el santuario de la Gran Diosa en Ceuta es muy compleja. Para ordenar toda la información que ido recopilando tengo que utilizar las máquinas pensantes de Patrick Geddes. Su aplicación sugiere situar a la dimensión espacio-temporal en el comienzo de este estudio. El lugar es Ceuta y el tiempo el siglo XIII. De sobra es conocido que la Gran Diosa está unida a la naturaleza y sus ciclos. La vida, y su contraparte la muerte, eran realidades mucho más cercanas en la prehistoria y en la edad antigua. Aquellos lugares donde el principio vital era fuerte surgía el culto a la Gran Diosa. Ceuta es uno de estos privilegios lugares debido a sus magníficas condiciones naturales. Los primeros cultos femeninos aparecen en las sociedades humanas durante el paleolítico inferior, periodo histórico al que pertenecen las conocidas Venus prehistóricas.

Mogote de Benzú en el que se ubican el abrigo y cueva del mismo nombre

Mogote de Benzú en el que se ubican el abrigo y cueva del mismo nombre

Aunque en los últimos años se ha progresado en el conocimiento de la prehistoria ceutí, gracias a las excavaciones arqueológicas en el abrigo y cueva de Benzú, nada sabemos sobre su pensamiento religioso. Para momentos más avanzados de la historia de Ceuta existen indicios arqueológicos que permite sostener la hipótesis de la existencia de un santuario relacionado con el asentamiento protohistórico localizado en el centro de la ciudad.

DSCN7936

Yacimiento protohistórico de Ceuta

Realmente, el testimonio más antiguo del culto a la Gran Diosa en Ceuta corresponde a la inscripción votiva dedicada a la diosa Isis. Este documento epigráfico, fechado en el siglo II d.C, permite hablar de un templo o aula de culto relacionada con esta divinidad mistérica de origen oriental.

img697

Momento del hallazgo de la inscripción votiva dedicada a la diosa Isis

La temprana llegada del cristianismo a Ceuta es avalada por la construcción de la basílica tardorromana localizada en el extremo oriental del istmo ceutí. Todo apunta a este espacio cultual estuvo dedicado a una mártir, cuyo cuerpo fue enterrado en la cabecera del edificio basilical. Existe cierta controversia a la hora de ubicar la iglesia que el emperador Justiniano mandó erigir en la antigua Septem dedicado a la Theotokos, la madre de Dios. Puede que fuera la misma basílica de la que estamos hablando, o bien que se construyera un templo distinto bajo en el lugar que hoy en día ocupa la Catedral de la Asunción. Sea como sea estamos hablando de una presencia muy temprana de un culto mariano en Ceuta.

Basílica tardorromana de Ceuta

Basílica tardorromana de Ceuta

Con la llegada del islam a las tierras ceutí desaparece cualquier mención a los cultos femeninos. No es precisamente hasta el siglo XIII cuando tenemos noticia de la existencia de una iglesia cristiana en el barrio cristiano de la Ceuta almohade y azafí: la iglesia de Santa María de Marruecos. Esta alhóndigas cristianas “se ha situado tradicionalmente en el ángulo noreste del istmo” (Hita y Villada, 2009: 277). El nombre de la iglesia ya nos está indicando que se trata de una ermita dedicada a la Virgen María.

Con la llegada de los portugueses a Ceuta el 21 de agosto de 1415 tiene lugar una recristianización de la ciudad. Las antiguas mezquitas fueron abandonadas, destruidas o convertidas en lugares de culto cristiano. La mezquita principal de Medina Sabta, la aljama, fue expurgada y transformada en la primera iglesia cristiana de la Ceuta lusitana. En su interior fueron alojadas dos imágenes marianas traídas por las tropas portuguesas: la Virgen de África y la Virgen del Valle.

Imagen de la Virgen del Valle en su templo

Imagen de la Virgen del Valle en su templo

Volviendo al siglo XIII, esta centuria constituye el momento más esplendoroso de la historia ceutí. En el plano urbanístico la ciudad conoce un importante desarrollo alentado y financiado por el esplendor económico y comercial que experimenta Ceuta. Su importancia no se limita al aspecto económico, sino que también abarca las facetas religiosas, científicas, filosóficas, políticas,  culturales y artísticas. Hasta Ceuta llegan importantes pensadores y líderes religiosos que huyen de sus localidades por el imparable avance de la reconquista cristiana. De la mano de algunos de estos intelectuales toma fuerza en la ciudad movimientos religiosos como el sufismo, el cual entra en conexión con ritos y creencias ancestrales presente en el norte de África para dar lugar al fenómeno del marabutismo.

dscf7583

Santuario de Sidi bel Abbas al Sabti

Los marabut o morabitos era santos o sabios dotados de un gran conocimiento religioso, místico y mágico. Los lugares en los que vivieron y murieron dieron lugar a un elevado número de tumbas santuarios. Al Ansari, en el siglo XV, eleva el número de esto sitios sagrados a ochenta y dos, aunque la cifra pueda parecer excesiva. No todos tenían la misma importancia. Lo más relevantes eran objeto de romerías y peregrinajes. Los adeptos acudían en el pasado y siguen haciéndolo en el presente para beneficiarse del poder curativo del cuerpo, del alma y de la mente atribuidos a estos santos. La inmensa mayoría de los morabitos fueron hombres, aunque en el caso de Ceuta, Al Ansari cita la existencia de una tumba famosa femenina, la de Tuffaha, la esclava negra.

Conocemos la ubicación de algunos de estas tumbas santuarios existentes en la Ceuta medieval, pero de la mayoría desconocemos su ubicación exacta. Uno de estos santuarios estuvo situado a pocos metros de los baños árabes de la Plaza de la Paz. Podemos afirmarlo en este momento después de la intervención arqueológica realizada en  un solar de la calle Galea. En este lugar, ubicado junto al mar, cerca de un manantial de agua dulce y en la intersección de los dos ejes principales de la geografía ceutí, -conectados por la salida y puesta del sol en el solsticio de verano-, fue excavado en el siglo XIII, o incluso antes, una gruta sagrada en la que se practicaron cultos relacionados con la Gran Diosa ((J. Manuel Pérez Rivera, V. Martínez Enamorado y S. Nogueras Vega, en prensa).

Vista general de la gruta sagrada

Vista general de la gruta sagrada

Esta gruta constaba de dos cámaras: una superior, de planta circular; y una inferior, de planta elíptica. A esta última bajaban las mujeres para practicar el rito de la incubatio, mediante el cual esperaban mejorar sus problemas de infertilidad o curar otras dolencias.  Parte de los rituales realizados en este santuario consistían en el sacrificio de animales, principalmente corderos y gallinas, cuyos restos eran depositados en el interior de un pequeño foso situado en el centro de la cámara inferior. También dejaron, en la última práctica de este rito, un colgante de plomo con la representación de una diosa en posición oferente, con la piernas abiertas y dando a luz  a un flor de loto. Luego la gruta fue abandonada. Las paredes se desplomaron sobre el fondo de la cueva artificial y así permaneció oculta durante muchos siglos hasta que yo la descubrí.

Talismán con la representación de la Gran Diosa

Talismán con la representación de la Gran Diosa

Esta cueva y el talismán que apareció en su interior, junto a otras piezas arqueológicas, no fueron los únicos hallazgos relevantes recuperados gracias a la intervención arqueológica en la calle Galea. Al ampliar la zona de intervención arqueológica, decisión adoptada tras descubrir la cueva y el talismán, encontramos una serie de estructuras de difícil interpretación, pero que bien pudieron pertenecer al santuario existente en este lugar. Pero el hallazgo más relevante fue el de un betilo o ídolo pétreo esculpido en la negra roca de las peridotitas del Sarchal que simboliza la conjunción entre el principio femenino y masculino. La parte inferior de este betilo es de forma triangular, símbolo tradicional de lo femenino, y la superior es un glande masculino del que emana la benedicta virinitatis, el bendito verdor. Juntos ambos principios se logra el poder universal, simbolizado, a su vez, por el puño cerrado labrado en una de las caras laterales del betilo.

Diapositiva2

Diapositiva1

El betilo hermafrodita de tipo urobórico hallado en este santuario no es sólo una pieza arqueológica excepcional, representa también el espíritu sagrado de Ceuta.  En esta piedra negra se simboliza el papel de Ceuta como extraordinaria metáfora del mysterium coniunctionis. En la propia geográfica de esta península está plasmada la unión de opuestos entre el frío Atlántico y el cálido Mediterráneo, entre el norte y el sur, entre la vida y la muerte, entre la razón y la intuición, entre los sentimientos y las sensaciones, entre el pensamiento y la acción. Ceuta no es sólo uno de los pilares de las columnas de Hércules, es también el  lugar sobre el que reposa el Axis mundi o “eje del mundo”. Se trata de un símbolo compartido por muchas civilizaciones que representa un punto de conexión entre el cielo y la tierra en el que se dan cita los cuatro puntos cardinales. A través de este punto es posible conectar los planos superiores e inferiores, de modo que nos encontramos ante una puerta a la eternidad por el entran y salen almas, así como permiten la comunicación con las fuerzas profundas que rigen el cosmos y la naturaleza.  En el punto exacto donde reposa este eje se excavó la gruta sagrada dedicada a la Gran Diosa. Sobre ella descansa el árbol de la vida.

Este re-descubrimiento de Ceuta con Axis mundi sitúa a esta ciudad norteafricana en el mismo nivel de santidad y sacralidad que el santuario de Delfos, el Monte Olimpo, el Monte de los Olivos o la Meca. Hecho estos hallazgos no cabe más que reforzar la importancia de Ceuta por su carácter mítico, sagrado y mágico. Todo ello demuestra la validez de mis intuiciones sobre el genius loci de Ceuta y me hace ver la realidad que me circunda con una percepción sensitiva muy distinta. Veo y siento el animus mundi empapando la tierra ceutí y rodeándola con un círculo mágico. Y en medio de este círculo existe una puerta que me permite comunicarme con la divinidad. Los dioses y diosas han querido que mi destino y el de Ceuta fueran distintos al que hemos seguido hasta ahora. Hemos entrado en otra fase de la historia de Ceuta, y de la humanidad, que desconozco en todos sus detalles, pero que sé a ciencia cierta que estará presidida por un despertar de los dormidos sentidos, sentimientos y conciencia de los hombres y mujeres que habitamos la tierra.

DEFINICIÓN DE LA FELICIDAD POR WALT WHITMAN (TEXTO INÉDITO)

Uno de los pasajes más conmovedores de la recién descubierta novela perdida de Walt Whitman, “Life and Adventures of Jack Engle: An AutoBiography”, es aquel en el que el padre de Marta, la heroína de este relato, y a la vez asesino de la madre de Jack Engle, escribe una carta en la cárcel poco antes de morir. Se trata de un bello alegato sobre la felicidad, la vida y la belleza. Dice así:

200px-Walt_Whitman_edit_2

Quienquiera que seas, en cuyas manos pueda caer esta triste historia, -oh, permíteme esperar que mi hija pueda leerla y deje caer una lágrima por su padres-, seas quien seas, hija, amigo o extraño, yo comienzo mi narración, escrita en prisión, para pasar las duras horas y dejar la posibilidad de alguna pequeño legado de simpatía para mí mismo.

Mira a tu alrededor en la hermosa tierra, el aire libre, el cielo, los campos y las calles, -las personas que pululan en todas direcciones-, todo esto es común, dices, no vale la pena dedicarle un pensamiento, como yo una vez supuse, y tú también. Pero que supongo ahora ya no. Ahora todas estas cosas me parecen las más hermosas cosas del mundo. Estar libre, caminar por donde quieras, mirar con libertad, estar libre de cuidados, también, a lo que quiero añadir, no tener el alma presionada por el peso de un horrible odio o desgracia; no tener una castigo terrible suspendido sobre ti; oh, eso es la felicidad.

¡Felicidad! Ay, que absurdidades pasan entre los hombres, bajo este nombre. Felicidad: yo estoy en prisión, con la muerte quizás esperándome; y escribo algunos de mis pensamientos sobre la felicidad ¿No hay, de hecho, ninguna especificaciones para el disfrute de la vida? ¿Venimos a la tierra para fatigarnos y sufrir, para comer, beber y tener hijos, para enfermar y morir? ¿En este mundo, en el corazón del hombre, no brillan los rayos solares y no florecen flores, como el mundo de afuera? ¿Y el amor, y la ambición, y el intelecto y la riqueza, -fuentes de las que, en la juventud, esperamos que en los futuros años emane muchas de estas felicidades,-como sus fruiciones llegan, no vienen también las decepciones?

Yo quisiera que el Diablo en el Jardín del Edén hubiera sido hecho para decir al hombre joven que era lo que conduce a la felicidad. Que en estos tiempos modernos, a lo que los hombre se dedican con tanto ardor, todo los hombres que no rodean, no alcanzan la felicidad, resulta evidente. La riqueza no puede comprarla. Los periódicos cada mes contienen las cuentas de los individuos, seguramente prósperos en todos sus asuntos pecuniarios, y algunos de ellos jóvenes y saludables, que en medio de lo que los pobres piensan que es la felicidad perfecta, han cometido un auto-asesinato. El buscador exitoso, tras el rango y la posición, no es feliz. Los más eruditos intelectuales son a menudo los hombres más melancólicos del mundo. La belleza se marchita tanto como el cerebro tras un rostro familiar. Elegantes vestidos con frecuencia cubren un alma enferma y la decoración de un hermoso carruaje no es más que el adorno de la miseria. De igual modo, entre las clases sociales más ocupadas y trabajadoras prevalece la misma ausencia general de felicidad. Parece razonable que aquel cuya existencia es una ininterrumpida lucha por evitar la inanición por la esclavitud y el trabajo duro, contemplara pocos días brillantes. Así también el hombre cuyas labores son efectivas, no les va mucho mejor. El mecánico, el labrador, el corrector literario, son igualmente excluidos de cualquier experiencia deliciosa, de ese dulce bocado que tanto aprecian, pero nunca obtienen. Yo estoy hablando no de las agradables gratificaciones de los sentidos o los gustos cotidianos, que son bastante comunes, sino del logro, en cualquier momento, de esa condición en la que un hombre puede decirse a sí mismo: “yo siento una perfecta felicidad. No tengo ningún deseo sin gratificar”.

¿No soy filosófico aquí, en mis rallados muros? ¿No ven que aguda se ha convertido mi mirada? Y realmente es un consuelo, en este instante, pensar lo miserable que el mundo es. Pero no sería miserable si yo no hubiera tenido un gran peso sobre mi alma y estuviera libre de nuevo. Ahora, cuando estoy a punto de dejar la vida, mis ojos se abren a su belleza ¡Oh, que barata y común belleza! ¡Ser libre y no ser un criminal! Ahora también he quitado la barrera que se colocó entre mí y la felicidad! Lo que fue un temperamento ardiente, lo he perdido ahora; yo siento que si viviera unos cientos de años, serían cientos de años sin ira ni venganza ¡Qué salvajes! ¡Qué desconcertados están mis pensamientos! ¡Cómo hablo de cientos de años! ¿Acaso veré la mitad de cien días?”.

HIJO DEL MAR Y DEL VIENTO

Ceuta, 19 de febrero de 2017.

…Estoy tumbado en la cama. Son las 16:55 h. El silbido del viento es tremendamente agudo. Las cortinas se inflan como la vela de un bergantín. Me encanta este tiempo. Percibo la fuerza de la naturaleza, su incalculable poder, capaz de derribar muros. Las obras humanas resultan insignificantes comparadas con la potencia de este huracanado viento. Cada estación tiene sus características. Febrero siempre ha sido en Ceuta un mes de lluvias y vientos. ¡Qué triste sería la vida sin el contraste de las estaciones! Cada una de ellas trae asociado un estado de ánimo. El mío ahora es el de excitación emotiva. Mi mundo de adentro está tan agitado como los árboles que observo desde mi ventana. ¡Sopla, sopla, viento iracundo! ¡Demuéstrame tu poder! Te respeto, pero no te tengo miedo. Eres parte de mi vida, de mis recuerdos de la infancia y la juventud. Soy hijo del mar y del viento. Tus silbidos penetran hasta los rincones más escondidos de mi alma para despertarme y recordarme lo que soy ¡De dónde proviene tu enfado! ¡Qué causan te motivan para protestar de la manera que lo haces!…Me vence el sueño escuchándote. Entro en el silencio.

DSCF5321