MIS OBLIGACIONES RESPECTO A LA NATURALEZA

Ceuta, 30 de noviembre de 2016.

Hoy he dado un paso importante publicando mis libros en amazon. Han sido dos años de intensa labor literaria y de autoconocimiento. Miro hacia atrás y me parece esta etapa de mi vida una eternidad. El tiempo se expande cuando uno vive con plenitud.

Habrá que esperar un tiempo para valorar el impacto de mis libros, aunque todo indica que será escaso. La lectura es un hábito cada día más reducido y menos practicado. Se da, además, la circunstancia de que la mayoría de los lectores, tarde o temprano, aspiramos a engrosar la enorme lista de escritores. Hay millones de libros, y tan sólo un puñado de lectores. Es mejor plantearse la escritura como un ejercicio para el  propio autoconocimiento y desarrollo espiritual, así como intelectual. Plasmar por escrito las experiencias más gratificantes permite que las podamos revivir y compartir con los amigos y familiares a los que realmente les importamos. El éxito y la fama son aspiraciones que responden a nuestro afán de sentirnos queridos y admirados. Pensamos que cuanta más gente nos quiera más perdurable será el recuerdo de lo que fuimos e hicimos. Todos aspiramos a la eternidad, porque somos seres divinos. En lo más profundo de nuestra alma reside un yo cósmico que, a lo largo de nuestra vida, se despliega dibujando una espiral. Tomar conciencia de esta realidad y aprender a componerla es un paso fundamental para lograr la felicidad. A mí me ha sido dada la oportunidad de conocer el funcionamiento de la espiral de la vida diseñada por Patrick Geddes.

dscf7606

Tengo plena conciencia de la estrecha relación que existe entre el macrocosmos y el microcosmos. La vida consiste en una continua pugna entre dos principios: el masculino y el femenino, que adoptan múltiples formas. Esta pareja es conocida también como el caos y el orden, el día y la noche, el sol y la luna, y la vida y la muerte, la razón y la intuición, la consciencia y la inconsciencia, lo objetivo y lo subjetivo, el pensamiento y la acción…La única manera de reconciliar estas parejas es a través de una fuerza presente en el universo: el amor. La bondad, como afirmó Ralph Waldo Emerson, es el substrato sobre el que germina la sabiduría. Quien ama se acerca a la verdad y es capaz de apreciar la belleza.

La admiración reverencial por la naturaleza es fruto de la bondad. Decía John Ruskin que “si bien la ausencia de amor a la naturaleza no es razón suficiente para condenar a nadie, su presencia es el distintivo infalible de la bondad de corazón y de la justicia en la percepción moral”. Por desgracia, llevaba razón Ruskin cuando afirmó que “la fuerza de la educación,  hasta hace muy poco, se ha venido encauzando por todos los medios posibles a la destrucción del amor a la naturaleza”. Nuestros hijos, al igual que lo fuimos nosotros, son encerrados entre cuatro paredes y aislados de cualquier contacto directo con la madre tierra. De igual modo, coartamos la creatividad innata de los niños. Sus manos son educadas para coger un lápiz, o un bolígrafo, pero no para manejar un pincel, modelar el barro o acariciar una flor. Es lamentable la ceguera que inculcamos a los niños ante la belleza de la naturaleza.

dscf7618

El amor a la naturaleza es, igualmente, un claro signo de poseer aspiraciones trascendentes y místicas, así como de una elevada capacidad de emocionarse y pensar con amplitud y sentido de la totalidad. Antes de la antropización de la las fuerzas telúricas y cósmicas, los seres humanos reconocieron lo numinoso  y divino en las piedras, los árboles, las fuentes, las estrellas, los ríos y el mar, como siguen haciéndolo algunas personas en la actualidad, sobre todo en los países que consideramos “subdesarrollados”. Lo sagrado es el principal componente de la visión que se tenía de la naturaleza. Nuestros antepasados veían la mano de los dioses y las diosas en todo lo que les rodeaba porque todavía su alma vibraba según el ritmo marcado por las estrellas, la luna y las estaciones.

La ciencia le ha ido ganando terreno a lo sagrado, hasta lograr la casi completa desacralización de la naturaleza. Es posible, como dijo C.G. Jung, desvelar algunos de los misterios del cosmos y de la naturaleza, pero no está a nuestro alcance acabar con el misterio del misterio. No se trata tanto de creer o no creer, sino de saber. Y yo sé, porque lo he experimentado, que existe una fuerza divina que lo inunda todo, …hasta la propia alma humana. De este conocimiento uno debe extraer sus consecuencias y convertir estos sentimientos en obras.

DSCN8047

Respecto a la naturaleza y  su carácter sagrado es mi obligación, como dijo Ruskin, “descifrar cuidadosamente y contemplar con detenimiento la parte del universo infinito que me sea posible abarcar”, y esta parte es, para mí, Ceuta. A esta labor he dedicado mis dos últimos años. Las claras indicaciones de que esta era la misión que me ha sido encomendada han sido los hallazgos arqueológicos que han marcado mi camino y guiado mis pasos. A través de mis escritos he expuesto a todos lo que he aprendido.  He querido hacer visible la influencia que sobre mi corazón ha ejercido la naturaleza y el firmamento que he contemplado desde Ceuta. Mi manera de agradecer todo lo que me ha dado la naturaleza ha sido ofrecerle mis mejores sentimientos y las emociones que han modelado mi alma. Con este esfuerzo he buscado también manifestar la belleza de Ceuta desde distintos puntos de vistas y desplegarla de mil manera antes quienes la desconocían. Cada día Ceuta se nos presenta de un modo diferente, como fruto de millares de combinaciones posible de luces, colores, vientos, nubes y estaciones. Este esfuerzo, aún inacabado, y que durará mientras viva, está dirigido hacia fines necesarios y nobles como el despertar cívico y la conservación del patrimonio natural y cultural de Ceuta. Si seguimos destruyendo la naturaleza y las más bellas obras de la humanidad perderemos el sentido de lo divino, la capacidad imaginativa e incluso la palabra. En definitiva, dejaremos de ser humanos para convertirnos en un homúnculo sin sentimientos ni capacidad de pensar, crear belleza y arte, sin sabiduría y sin posibilidad de comunicarnos entre nosotros mismos y establecer, así, vínculos enriquecedores con la naturaleza y el cosmos.

PENSAMIENTOS AL ATARDECER

Ceuta, 26 de noviembre de 2016.

He dejado a Alejandro en el cumpleaños de un compañero de clase y me he venido con el coche hasta Benzú. Son las 19:30 h y la noche es completa. El viento sopla con fuerza y trae con él livianas gotas de agua.

He puesto el coche mirando al Estrecho de Gibraltar. El mar está en relativa calma. El eterno rumor del mar no descansa. Algunos barcos cruzan este reducido brazo de mar ajenos a lo que sucede en ambas orillas. En la europea, la bahía de Algeciras está tan iluminada que desprende una fantasmagórica luz. En este instante escucho la llamada del muecín que llama a la oración desde el alminar de la mezquita de Benzú. El día acaba para los devotos creyentes musulmanes.

Abro la ventana del coche para escuchar el sonido combinado del mar y del viento. Observo la oscura silueta del Atlante dormido que me transmite un notable sentimiento de serenidad. Las nubes no permiten contemplar el firmamento. La única estrella que se deja ver es Altair, el astro más brillante de la constelación del Águila.

dscf6418

Siempre que vengo a este lugar pienso en el carácter sagrado y mágico de Ceuta y en su extraordinaria belleza. Muchos ceutíes no se dan cuenta del privilegio que supone vivir en este legendario lugar. Las huellas de su pasado esplendor casi se han borrado por la torpe mano del hombre. Pocos miran a Ceuta con los ojos del alma, que es la única manera de gozar de su verdadera faz.

El otro día, por un momento, sentí sana envidia de aquellos viajeros que, como Jordi Esteva, han visitado paraísos perdidos como  Socotra, la isla de los genios (libros editado por Atalanta). Pero este sentimiento me duró poco. No tuve más que pensar en la magia de Ceuta y del norte de África para sentirme de nuevo un hombre afortunado. A pesar del escaso territorio de Ceuta aún queda mucho por explorar. Una prueba de lo que digo es el reciente hallazgo de las minas de cobre y hierro en el Monte Hacho. Llevan a la vista cientos de años sin que nadie les prestara atención. Y aunque estuviera todo descubierto, este hecho no revestiría importancia. Todos los días son distintos para el observador atento. Hoy han sido las nubes, mañana el sol, pasado la niebla y la tormenta. La naturaleza nunca es monótona. Incluso sin salir de casa uno puede disfrutar de la vida. Una ventana es una constante invitación a asomarse a renovados mundos.

Las sombras de las gaviotas entran, de esta oscura forma, en mi casa para recordarme que vivo en una ciudad marinera. Ahora el mar lo entendemos como una dificultad para viajar y para que nos visiten. Pero, yo me pregunto, ¿Dónde queremos ir? ¿A qué responde este continuo lamento por el notorio desconocimiento de Ceuta? ¿Acaso los ceutíes la conocen y se han embebido de su esencia? ¡Ilusa mentalidad de comerciante la que piensa tan sólo en los negocios! Si de verdad deseamos que conozcan a Ceuta debemos preocuparnos de conocerla nosotros como es debido. ¿Sabemos algo de su pasado? ¿Nos hemos parado a analizar en serio su presente? ¿Hemos dedicado algún tiempo a anticipar su posible futuro? Espero que me disculpen. No entiendan mis preguntas como un reproche. Yo soy el primero que reconozco mi ignorancia sobre muchos aspectos de Ceuta. Mi única intención de mis palabras es remover las adormirlas conciencias. No les pide que hagan nada heroico por Ceuta, tan sólo les animo a que vivan con la mayor plenitud posible.

La existencia es breve, así que conviene aprovecharla. La felicidad no te llegará por el camino de las posesiones materiales, sino por el del desprendimiento. Cuanto más simplifiques tu rutina mayores cuotas de bienestar obtendrás. El ascenso a la Montaña de las Delicias sólo se logra yendo ligero de equipaje. Para alcanzar las cumbres más altas en el desarrollo personal es suficiente con llegar a un espacio natural en el que sentarse a escribir con un ojo puesto en la libreta y otro en la naturaleza. La contemplación del entorno es la puerta que nos lleva a los espacios más profundos de nuestro interior. Empiezas mirando un árbol y terminas adentrándote en tu propia alma. Descubres tesoros que ni tú mismo sabías que guardabas dentro. La barrera entre lo interior y lo exterior se desvanece. Llegas a sentirte coparticipe del anima mundis, el cual adquiere el particular tono del paisaje que contemplas.

ENCUENTRO AMOROSO ENTRE LA LUNA Y JÚPITER

Ceuta, 25 de noviembre de 2016.

Mis días comienzan con dos sanas costumbres: levantarme temprano y mirar el cielo por la ventana. Esta mañana me he llevado una grata sorpresa. Después de muchos días de cielo nublado, la mañana está clara. La luna menguante reposa por el vientre de la constelación de Virgo. La conjunción de astros femeninos hacen de este día una esplendida oportunidad para disfrutar de la naturaleza. Tal es la belleza de la luna que Júpiter se ha acercado a ella para cortejarla. Para conquistarla muestra su extraordinaria y bella faz brillante.

dscf7682

A pesar de la pronta llegada del celoso sol, la luna y Júpiter prosiguen con su idilio. La venganza del astro rey no tardará en llegar. Con su intensa luz borrará sus rostros y nada quedará de estos amantes.

dscf7684