LA SEMILLA QUE LLEVO DENTRO

Ceuta, 17 de septiembre de 2016.

A pesar del triste panorama ambiental, económico y social que ofrece Ceuta, de la miopía de nuestros gobernantes y de la apatía generalizada que distingue a la ciudadanía ceutí merece la pena seguir impregnándose del espíritu mágico y sagrado de este lugar. Mi pensamiento se nutre de las intensas experiencias que vivo en esta península casi siempre azotada por el viento. Crece en mi interior una semilla que desconozco si llegara a germinar y dar sus frutos en la actual generación o en una alejada en el tiempo, o puede   que se seque como tantas otras. Esta semilla contiene la esencia concretada de esta ciudad extraída de su historia con mi particular alambique. En estos artículos, en todos los proyectos que han sido redactados y nunca realizados por falta de apoyo, en las páginas de los libros que he escrito en los últimos años y que permanecen inéditos en un rincón de mi biblioteca, en mi trabajo en pro de la conservación del patrimonio cultural y natural, …en todos ellos está contenido lo mejor de lo que hasta ahora he llegado a ser. No me corresponde  a mí ponderar el valor de este legado. De lo que estoy seguro es que si más personas se animaran a rendir culto al genius loci de Ceuta y escucharan su mensaje serían muchas más las semillas que podrían crecer y embellecer esta tierra. Personas más inteligentes y sensibles que yo serían capaces de dar forma a una Ceuta renovada. Ojalá consiguiera con estos escritos lo que todos los verdaderos poetas y literatos han buscado: “apartar a la gente de sus continuos extravíos y abstracciones enfermizas para conducirla a lo común, divino, original y concreto” (Walt Whitman, en la última anotación de su diario).

elsignificadodelavida

Comentarios

  1. avatarCaos y Orden dice

    Estoy recorriendo tus escritos desde la madrugada, aun no leí todo, en ello estoy, me interesan mucho, me identifico con muchas ideas y experiencias que trasmites de forma sencilla y clara que es donde está la grandeza del ser humano y también por mi amor a Ceuta que siempre consideré que tiene algo mágico y misterioso. Me acabo de inscribir para recibir por email las nuevas entradas.
    Espero poder participar en en esa escuela de la vida, tan necesaria como saber leer y escribir y que en ningún centro imparten.
    Espero que no decaiga tu interés por trasmitirnos ese ideal de fundirnos con la naturaleza, soy creyente y por eso no dejo de pensar que somos todos dioses en nuestro mas profundo de nuestro ser y unir nuestras almas con todo el universo debe ser nuestra meta, la naturaleza nos llama a compartir tanta belleza.
    Un saludo y ánimo.

    • avataradmin dice

      Hola, Maribel: Ante todo agradecerte el interés que te has tomado en leer en mis escritos. Uno de mis motivos para escribir estriba, precisamente, en contactar con personas con similares inquietudes. Procuro que mi estilo sea sencillo y claro. Cada uno escribe tal y como es, y yo soy sencillo y claro, valga la redundancia. Además, nos une, por lo que cuentas, un mutuo amor por Ceuta. Una de mis principales líneas de investigación es el estudio sobre el espíritu de Ceuta. Y sí, mi conclusión es que Ceuta hay que considerarla un lugar sagrado, mágico y misterioso. Por suerte, en los últimos años, en mis excavaciones arqueológicas he dado con una serie de hallazgos que confirmaron y ampliaron algunas de mis intuiciones sobre el genius loci de este hermosa ciudad norteafricana.
      Tengo contraído un compromiso personal con la naturaleza de Ceuta, tanto en su defensa como en la difusión de sus valores espirituales y estéticos. Estoy de acuerdo en que somos dioses que han olvidado su carácter divino. No hay propósito más elevado que alcanzar la plenitud interior y, una vez logrado, unirnos con el universo o el ánima mundis, como le denominan algunos autores.
      Me alegro mucho de este feliz encuentro que estoy seguro mantendremos y ampliaremos con el tiempo. Un cordial saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *