LLANTO POR LA CEUTA DESAPARECIDA

Ceuta, 11  de febrero de 2016.

Tenía muchas ganas de sentarme a escribir con el mar como trasfondo. Desde que empecé a estudiar las oposiciones no he tenido un hueco para dedicarlo a la escritura. Estoy realmente decidido a prepararme las oposiciones para secundaria. No sé cuál será el resultado de todas las horas de estudio que voy a dedicar a las oposiciones, pero a buen seguro que merece la pena intentarlo. Más que una prueba de oposiciones son una prueba para mí de esfuerzo, voluntad y constancia. Necesito demostrarme que soy capaz de lograr objetivos que requieren perseverancia y disciplina. Además lo asumo como una responsabilidad personal hacia mi mujer y mis hijos.

20160113_181153

Esto no quita que añore mis salidas a la naturaleza. Cada mañana, lo primero que hago, es asomarme a la ventana para ver el firmamento; y, entre folio y folio, levanto la mirada para contemplar el alba y su lucero. Según transcurre la mañana miro de reojo el paso rápido de las nubes en este tempestuoso mes de febrero. Nadie les presta mucha atención, pero a ellas poco les importa.

A veces, mientras estudio, veo la sombra de las gaviotas que pasan cerca de mi ventana y también escucho con frecuencia sus graznidos y de los numerosos grajos que desde tiempo para acá observo en los cielos ceutíes. El sonido de las aves da alas a mi imaginación. Me recuerdan el ambiente de “La Isla del Tesoro”  y del puerto ballenero en el que embarcó el joven Ismael antes de emprender su aventura en la diabólica caza de Moby Dick.

A poco que miro el horizonte vuelve a mí esa agradable experiencia de abarcar la totalidad del espacio geográfico en el que me encuentro. El tiempo se detiene y viajo a un tiempo pasado en el que la naturaleza lo dominaba todo. Esta Ceuta desaparecida antaño se reivindica a través mía y se muestra en su pura esencia virginal. Se queja de manera amarga de las continuas violaciones que lleva sufriendo por el ser humano. Llora en este instante sobre mí y sus lágrimas, en forma de lluvia, mojan mi cuerpo, mi libreta y mis gafas. Mi unión con el genius loci de Ceuta es muy estrecha y me siento alegre y agradecido. Cada día tengo más claro que mi principal legado serán estos escritos que quedan plasmados en mis libretas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *